El agua en el surgimiento y abandono de las ciudades Mayas

Imagen1

El agua en el surgimiento y abandono de las ciudades Mayas

Hace 500 años Leonardo Da Vinci nos decía “El agua es a veces punzante y a veces fuerte, a veces ácida y a veces amarga; a veces dulce, a veces gruesa o delgada; a veces se ve trayendo dolor o pestilencia; a veces salud”. Estas palabras nos hacen reflexionar sobre los efectos opuestos que provoca el agua. Por una parte, nos da bienestar y salud, pero, por otra parte, nos puede traer condiciones adversas.  Esto se conoce como la dualidad del agua.

Ha sido esta dualidad, la que a lo largo de la historia ha hecho florecer civilizaciones, pero también las ha visto colapsar a causa de un manejo inadecuado del recurso hídrico.

Desde el río Tigris que fue el corazón de todas las civilizaciones en Mesopotamia, o el río Tíber de donde surge el Imperio Romano, o porque no, el río Misisipi, el eje central de la economía de Estados Unidos. Son todos ejemplos de cómo el ser humano ha elegido donde vivir dependiendo de las fuentes de agua. Controlando el agua, las mayores civilizaciones de la humanidad han transformado áreas desérticas en grandes ciudades.

En el caso de la civilización Maya, sabemos que aprendieron a manejar el agua de forma eficiente, mediante el almacenamiento de agua de lluvia en grandes lagunas, capaces de abastecer ciudades de hasta 100mil habitantes durante todo el año. Fueron tan eficientes que lograron ser sostenibles durante más de un milenio. Sin embargo, una serie de crisis sociales y políticas por más de 100 años, sumado a crisis ambientales, fueron las que provocaron lo que se conoce como el gran colapso Maya del período clásico. Esto no significó el fin de la civilización Maya sino su migración hacia otros territorios.

Lecciones aprendidas

Lo más importante hoy, es aprender las lecciones que la historia nos da, entre las cuales podemos resaltar:

  1. Es necesario el manejo tecnológico del agua, desde reservorios de agua o trasvases usados en la antigüedad, hasta las nuevas tecnologías que la ciencia nos pueda proporcionar.
  2. La capacidad de respuesta ante los efectos destructivos del agua, a través de una adecuada organización y tecnología, es la clave para la prevención de desastres.
  3. La comunicación y el conocimiento de la población en cuanto a la situación de los recursos hídricos, es muy importante en la toma de conciencia de los usuarios.
  4. Sistemas descentralizados de manejo del agua, han demostrado ser más eficientes ante una crisis de recursos hídricos. Por ejemplo, la reserva de agua de lluvia a escala familiar.

Regresando al concepto de la dualidad del agua podemos concluir que el agua nos puede traer vida o muerte, dependiendo de cómo nosotros respondamos a través de la tecnología.  La pregunta es: ¿La tecnología actual, nos está preparando para la escasez, o, nos está volviendo más vulnerables?

Tomado de: https://youtu.be/VMU6hKeXNa8

Barrientos, T. (2019). El papel del agua en el surgimiento y abandono de las Ciudades Mayas.

/ Blog